633 días 8912km

martes, 15 de septiembre de 2015

Piraguas y el tesoro encontrado de Buitrago del Lozoya

Madrugamos otra vez, esta vez para ir al embalse del Atazar en Buitrago del Lozoya.
Allí nos aproximamos a la orilla del agua y alquilamos a buen precio una embarcación cada uno.

video

Entonces con todo preparado , cañones en  su sitio ,  remos preparados, y suena una voz que dice ¡arriad velas!¡derecho timón!¡viento en popa a toda vela!, el capitán Sparrow que había sido el primero en tomar una embarcación por la fuerza en el puerto de Buitrago salió con la bandera negra , y tras él, el grumete Foggel, que se hizo con una nave amarilla  y yo en último término abordé la que sería la Perla verde de Vallecas,jeje.


Así a las doce y media del Sábado tres aventureros tomaron la salida hacia algún sitio del embalse de cuyo nombre no quiero acordarme.
Ron, bueno ron no llevaban aunque parecía,ya que los primeros metros del capitán Sparrow sobre esas aguas fueron erráticos, como si alguna criatura abismal le empujase, y yo salí con tanto ímpetu que casi hago un "Poseidón" y vuelco de lado.


No obstante tras unos minutos de acomodación y borrachera pusimos rumbo a la primera curva o meandro de aquel cauce, mientras a nuestro alrededor los árboles presenciaban el espectáculo desde buenas vistas , aunque no se movían ya que no hacía viento.
Como de costumbre las montañas nos recibieron con sorna y alegría, pues cada vez se les antojaba hacer más curvas , pero cada cual mejor que la anterior.
Así con relajación íbamos cantando : "Río abajo lo vereeeeé, río abajo lo vereeeeé, libre ya por fin", y es que venía mucho al caso tropecientas canciones del genero pirata y   parecidos. Desde el barco del capitán se oía : "Popeye el marino soy , Popeye el marino soy ,pi,pi" y el grumete foggel cantaba en su nave amarilla: "del barco del grumete no me moverán, del barco del grumete no me moverán ", y a mi se me venía a la cabeza alguna de Mago de Oz, y la del Señor de los Anillos.


Bueno en medio de aquella serenata aparecieron vacas , si vacas negras, que nos miraron desde el primer segundo, aunque iban con su pachorra habitual ya que están acostumbradas.


Nos acercamos mucho, con el fin de verlas de cerca y comprobar si se espantaban, y efectivamente pasaron olímpicamente de nosotros  , ni un mugido , ¿para que gastar energías?.
El caso es que las vimos y luego continuamos nuestro viaje hasta donde Michael Phelps perdió la alpargata , y se ve que fue a recogerla, porque allí nos encontramos con un nadador de élite que estaba haciéndose nuestro trayecto a nado, increíble .



Y en otro repecho más vacas, estas marrones , y con dos terneros blancos recién nacidos que parecían dos montones de nieve.


un halcón nos vigilaba desde lo alto de las cumbres que nos rodeaban, a tiempo que uno de los tres dijo ¡tierra a la vista!, y así desembarcamos en una zona arenosa para descansar y tomar algo , el viaje había sido un esfuerzo.
Hicimos el ganso todo lo que pudimos y más, incluso un concurso de salto de rana con piedras, medalla de oro para mi, representante de Vallecas con un sextuple salto mortal  de piedra.




Nos pusimos en  marcha de nuevo , de regreso a Buitrago para intentar llegar a puerto.
Así que de nuevo vimos las vacas y los mismos meandros, hasta llegar cerca del lugar de llegada, y como nos sobraba algo de tiempo tomamos la otra dirección hacia la muralla musulmana de Buitrago.
 Muy bonita y espectacular.


Allí se produjo la guerra entre el capitán Sparrow y el grumete Foggel que se  aburrían, además ensayamos la marcha atrás con la piragua para dominar ese arte.



Cuando el tiempo llegó a su límite devolvimos las piraguas y nos secamos para regresar tras tres relajantes horas de remo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario