642 días 9032km

viernes, 18 de noviembre de 2011

Pique en el carril bici

Un pique ciclista es lo que sucede cuando un ciclista adelanta a otro a mucha velocidad en el carril, es lo que da vida al carril y al ciclismo de principiantes,  y si encima ganas como yo , es muy motivante jaja.

Estaba yo como de costumbre haciéndome  una horita de bici, llegué a la Peineta y volví,  es ahí cuando adelanté en una cuesta abajo a un ciclista, era normal, el llevaba abrigo y mucho peso sobre la  bici, en otra recta noté las ruedas un poco bajas y me paré a mirarlas, tiempo que bastó para que el hombre abrigado me adelantase,  terminé de echar el vistazo, y no inflé las ruedas, no era necesario,  seguí dándole , hasta que volví a rebasar al ciclista.

Llegué a un semáforo, y lo esperé, el ciclista volvió a alcanzarme, y desde ahí tuvimos un interesante duelo, a priori le había subestimado, pero a pesar del abrigo me plantó cara, yo fui delante casi hasta llegar al barrio, ahí fue cuando mi oponente dio un hachazo , me adelantó y sacó ventaja, pero yo me había guardado como siempre algo para el esfuerzo final, y conseguí en la última cuesta arriba adelantarle, y llegar al semáforo final, donde se fue ya para su casa con la cara de esfuerzo.
No se quien era, ni como se llamaba, ni desde donde llevaba pedaleando, ni nada , el tampoco, pero sin embargo un adelantamiento y una mirada sonriente nos valió para disfrutar al máximo de la bici.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Del odio al amor: Cuando aprendí a montar en bici

Todos aprendemos  en algún momento a montar en bici , en mi caso no fue por mi propia voluntad, cuando tenia diez años visité como algún Otoño a mi tío , que vive en Cifuentes, un pueblo de Guadalajara.

Mi tío vio que con mis diez años todavía no sabía montar en bici , y me obligó a aprender , al principio siempre se tiene miedo a lo desconocido, la bici no se mantenía en pie , a no ser que mi tío me mantuviese cogido por el sillín , una semana, ese fue el tiempo que me costó aprender a montar en bici , practicando dos horas todos los días antes de comer, sacábamos la bici del garaje y  venga a darle, en esa cuesta abajo que tras pasar un cruce acababa en una calle donde estaba la gasolinera  repsol , que desde esta perspectiva no se ve, pero al fondo está.

Mi tío me decía,    ¡¡ no mires a la rueda , mira hacia donde quieres llevar la bici!!, ¡¡no pares de pedalear!!, ¡¡ no tengas miedo!!, y un día el tío me soltó el sillín sin que yo me diera cuenta y bajé la cuestecita solo ,de repente en esos momentos me pregunté ¿como es que no oigo al tío? y me dí cuenta de que iba solo.

En esa semana le cogí mucho odio a la bici, incluso llegué a llorar, pero lo conseguí, aprendí a montar , al principio solo me atrevía en linea recta, pero después me solté y conseguí girar, la verdad que le estaré eternamente agradecido al tío.
Hoy diez años y poco después soy capaz de hacerme casi tres mil kilómetros al año , se hacer caballitos, cabras, derrapes, y cabrerías en general.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

POR FIN INVIERNO

estos días están siendo los mejores para coger la bici, y es que para mi es preferible  el invierno al verano, lo disfruto mas, a pesar de la lluvia.
además después de ocho horas de trabajo el cuerpo me lo pide , ahora solo puedo permitirme una hora de bici, pero es suficiente  para relajarme.

hay menos ciclistas por el carril  que en verano y en primavera , y eso hace el paseo mas agradable.
por suerte los compis del trabajo y en general el genero masculino de la empresa  comparten mi afición por la bici, en verdad que he tenido mucha suerte en este sentido, y por eso tenemos previsto hacer una salida a Riaza a no mucho tardar, lo único que nos esta reteniendo es la lluvia, bueno les esta reteniendo a ellos, yo por mi me iria.

he aprendido con ellos nuevos términos ciclistas, como por ejemplo  la palabra globero que es esa persona que va en bici con baqueros , chaleco, y reflectantes, osea yo, soy el globero del grupo, ellos son mas remingados, y van que si con culots, que si con mallots, que si pijada por aquí que si pijada por allá.
y bueno resumiendo mi vida seria perfecta si no existiese la cañada, ya que así podría ir a trabajar en bici, pero por lo demás estoy expectacular.