634 días 8922km

miércoles, 23 de febrero de 2011

Poneos el casco y chaleco: Mi vivencia en el hospital

Era día 10 de julio de 2010,  me levanté ese día de verano con un poco de entusiasmo por que España estaba en la final del mundial que se jugaba al día siguiente, desayuné como de costumbre poco y estuve un rato en el ordenador, a las dos de la tarde cogí mi bici, sin casco ni chaleco y me fui a comer a casa de mi abuela, que por cierto hace una comida que madre mía , me hace un pulpiño, o una sopa, o un caldo gallego, o unos calamares, pero sobre todo destaca sus croquetas, espero que  yo sepa continuar la tradición croquetera, por que mis padres poco se esfuerzan.
A las cinco y media de la tarde, me fui al carril bici, ese día se jugaba el tercer y cuarto puesto Alemania y  Uruguay, así que cogí mi mp3 para escucharlo cuando empezase.

Mientras empezaba me puse mi música favorita, que me motiva mucho sobre la bici, (podéis ver en mi perfil lo que iba escuchando),empecé por la parte del parquecito que hay al lado de la autovía, cruce el puente, desde lo alto vi a los coches pasar , observé al resto de ciclistas y viandantes, curva a la derecha, curva a la izquierda, llego hasta la peineta, paso al lado de la comisaria , y espero el semáforo que estaba rojo.
Un ciclista de negro se acerca y espera conmigo, el semáforo se pone verde, en diez metros cojo treinta y cinco por hora, veo el bachecito de siempre en la acera de la misma peineta, lo salto como de costumbre, y en el aire veo miles de baldosines que inertes ocupan mi camino, junto a un montón de tierra ,aterriza la bici, se mueve el manillar, a treinta y cinco por hora la bici se descontrola, la bici derrapa en la acera que el día anterior estaba limpia, y un segundo antes de dar con el suelo recuerdo lo ultimo que me dijo mi madre antes de salir de casa:
-Ponte el casco hijo.
Doy contra el suelo.La luz se apaga.
Oigo una voz que me retumba, después un walky de la póli, estoy tumbado, abro los ojos:
-Hola, te has pegado una buena leche, estás en la ambulancia del suma- me decía la enfermera
-la bici está en la comisaria de la peineta, cuando puedas ir ahí la guardaremos-comentaba el póli.
Noto mi cartera sobre el pecho, la habían examinado.
Se cierra la puerta de la ambulancia y arrancamos hacia el hospital Gregorio Marañon, casualidades de la vida, mi madre trabaja ahí.
-¿Como te llamas?- Javier Martinez Campos
-¿que día es hoy?-9 de julio de 2010
¡a no!, mañana es la final, entonces hoy es 10 de julio.
Moví el cuerpo entero para cerciorarme de que estaba bien.
-¡¡No te muevas, podrías lesionarte!!-me quedo quieto.
Noté el collarín , un poco de tierra en la camilla, y el escozor de un par de heridas que me había hecho el las piernas.
- ¿llevas móvil?-me saqué el móvil del bolsillo, que por lo visto no habían inspeccionado, la enfermera me lo quita de las manos.
Llama al último número con el que hablé, que de casualidad era mi madre.
-Hola, ¿eres familiar de Javier?
-si
-soy enfermera del suma,
-joder, ¿que le a pasado a Javier?
-nada esta bien, pero se ha caído de la bici y a perdido unos minutos la consciencia, pero esta bien, le llevamos al Gregorio Marañon
me da el móvil
-¡mama! que estoy bien no te preocupes
-vale hijo ahora te veo

la ambulancia llega al hospital, me dejan en la entrada del mismo.
Diez minutos más tarde llega mi madre, me abraza y se hecha a llorar, tras unos minutos de compasión, llegó el personal del hospital, mi madre se puso el uniforme de trabajo y pasó conmigo.
Me cosieron una herida de la cabeza, y me inspecciono la neurocirujana para ver si tenia daños en el cerebro, me hicieron una placa y algo más , como vieron que no tenia nada me quitaron el collarín.
Pase doce horas en observación, me perdí el Alemania-Uruguay, y no pude beber agua hasta transcurridas seis horas, la final la vi con los colegas al día siguiente, pero no pude irme con ellos a celebrarlo a lo loco, por que necesitaba reposo.
 La verdad que los días y las noches en el hospital  son aburridas de cojones, no os lo recomiendo para nada, todo el rato entre viejos, y escuchando algo de música, que se salvó del accidente.
Por todo esto os lo pido ciclistas ¡¡¡poneros el casco!!!, por que quiero seguir viéndoos por el asfalto guapos o feos, aunque os siente mal poneros el casco, por que quiero que me sigáis animando, por que quiero ver los días en los que las bicis estemos en la carretera en la misma proporción que los coches y motos, por que en esos futuros días quiero contar lo que hago en estos días, quiero volver a la Pedriza con la bici, quiero seguir defendiendo todo los días la bici yendo a clase,quiero vivir muchas bicicriticas,¡¡quiero vivir!!

3 comentarios:

  1. Hola! yo también soy de vk y uso mucho la bici por aquí y para ir al curro. Espero que se te haya curado la cabecita (je je) y sigas con este blog. Acaba de empezar pero ya parece muy interesante!!. Podrías hablar un poco más de las rutas que haces por aquí.

    ResponderEliminar
  2. muchas gracias por visitar mi blog,las rutas que hago por aqui por vallecas es fundamentalmente el carril bici, y y la carretera para ir al instituto, pero creo que hay un camino de tierra por villa de vallecas que esta interesante, no hay mucho mas a no ser que te vallas a la pedriza o a la sierra, pero seguire investigando, espero que te siga gustando lo que escribo en adelante.

    ResponderEliminar
  3. Mejor que intentar minimizar las consecuencias de un impacto con corcho podrías intentar evitarlo. Los cascos cuando circulas son un peligro. Circular por la acera o los carriles bici también.

    ResponderEliminar